Historia

biografia

Marcelo Raúl Álvarez, nace el 27 de febrero de 1962 en la ciudad de Córdoba, Argentina y,  en la actualidad, es uno de los tenores líricos más importantes del mundo.

A la edad de cinco años, fue inscripto en la Escuela de Niños Cantores de Córdoba, donde estudió música hasta los 17 años, cuando recibió el diploma de “Maestro Preparador de Coro y  Profesor de Música”. Al término de este período de formación, asumió la dirección de la empresa familiar en Córdoba y, a pesar de la formación musical adquirida, emprende los estudios universitarios en la facultad de economía. Por años abandona totalmente los estudios musicales, aunque la pasión por el canto se mantuvo intacta; en efecto, a la edad de 30 años, después de innumerables presentaciones de musica “leggera” en bares y “karaokes” su deseo de cantar crece costantemente. Es su esposa la que le sugiere comenzar el estudio del canto lírico.

Realiza una audición con el M° Liborio Simonella el que, después de haberlo escuchado, le aconseja iniciar sus estudios del canto en la ciudad de Córdoba.

A esa edad, su conocimiento del canto lírico algo escaso pero en 1992 comienza las lecciones con la Prof. Norma Risso. Pasado un año de estudio, Álvarez vuelve a ser escuchado por el M° Simonella que habiendo constatado su evolución, decide tomarlo como su alumno; eso significa viajar semanalmente de Córdoba a Buenos Aires para seguir sus lecciones, con un viaje en autobús de 12 horas de ida y otras tantas de vuelta, pero su fuerte determinación le permite no abandonar su objetivo. En este período, la familia de Goldvaitz le ayuda económicamente para hacer frente a las costosas lecciones, mientras que para solventar los viajes Córdoba – Buenos Aires recibe la ayuda de la familia Egea. Al mismo tiempo, comienza a estudiar repertorio con el M° Horacio Rogner.

El M° Simonella queda talmente impresionado por los avances y la capacidad de Álvarez que se anima a predecir que, en el plazo de cuatro años, habría podido cantar al nivel mundial. De esta manera comienza a intentar diferentes audiciones en el Teatro Colón de Buenos Aires aunque, inicialmente, sin el resultado esperado. Durante este período, Álvarez se exhibe en varios teatros en Argentina: su primer papel es el Conde de Almaviva en ”Il Barbiere di Siviglia” de Rossini, en Córdoba en junio de 1994. Canta posteriormente “Luisa Fernanda” de Federico Moreno Torroba con Ismael Pons en el Teatro Avenida de la Ciudad de Buenos Aires y, en diciembre del mismo año, “L’Elisir d’Amore” en el Teatro Roma de Avellaneda, en la provincia de Buenos Aires.

En el diciembre de 1994 el legendario tenor Giuseppe Di Stefano llega a Buenos Aires, invitado para realizar una Master class en el “Colegio Nacional de Buenos Aires”, y en contemporáneo, para audicionar a nuevas promesas, entre quienes se encuentran varios cantantes profesionales del Teatro de Colón. Quien al tiempo era el Director del Colegio Nacional de Buenos Aires, el Dr. Horacio Sanguinetti, convencido del talento de Álvarez, consigue inserirlo en la lista de los cantantes que debían participar en dicha audición. Gracias a esta “afortunada coincidencia”, Giuseppe di Stefano, después de haber escuchado a Álvarez y dirigiéndose al público presente dice: “Usted tiene instinto  y  me recuerda a mi mismo cuando era joven” y agrega: “Este hombre canta con el corazón, tendrá una gran carrera!”. Por último, le susurra al oído a Marcelo “Usted venda todo y vaya subito a Italia”.

 

En los años ’80 y ’90, el M° Luciano Pavarotti organiza periódicamente audiciones en todo el mundo en  ocasión de su “Pavarotti International Voice Competition” cuando, en febrero de 1995, llega a Buenos Aires y escucha a Álvarez, lo invita inmediatamente para el año sucesivo a Philadelphia (Estados Unidos), directamente a la fase final de la competición.

A dicho invito de Pavarotti se agrega el que le formula Ismael Pons para interpretar “Marina” en la ciudad de Minorca en España, organizada por el baritono español Juans Pons. Estos primeros  compromisos le permiten a Álvarez cultivar su voz y mejorar sus dotes actorales y, gracias a la confianza obtenida con estas experiencias y al estímulo entusiásta  de Di Stefano y Pavarotti, él y su esposa deciden vender todo lo que poseen en la Argentina y transferirse a Europa para aumentar las posibilidades para continuar la carrera como cantante de ópera. En esos tiempos, toma  lecciones con el M° Renato Sassola.

Marcelo Álvarez llega a Europa en 1995 y rápidamente comienza una frenética actividad: como ya dicho se exhibe en “Marina” en España y, en el mes de julio, se transfiere a Milán. Solamente siete días después de su llegada a Italia Álvarez gana el Consurso “Voci Nuove per la Lirica” en Pavía y, en el transcurso de un mes estipula varios contratos con el teatro  “La Fenice” de Venecia, donde es escuchado por el M° Francesco Siciliani, y con el Teatro “Carlo Felice” de Génova, en donde realiza una audición con el gran director de orquesta Gianandrea Gavazzeni. Es el M° Gavazzeni quien desea contratarlo inmediatamente a Álvarez. Le sucede lo mismo con el M° Siciliani. Su  debut en “La Fenice” de Venecia tiene lugar en septiembre del mismo año: en esa ocasión el M° Siciliani le ofrece la posibilidad de elegir el rol para el debut; el tenor argentino elige el difícil personaje de Elvino de “La Sonnambula” de Bellini. Durante este período entabla una colaboración con la Sra.. Franca Mattiucci que será por los siguientes tres años su “consulente artística”. En noviembre de 1995 en Génova, se encuentra con tener que interpretar el papel de Alfredo en “La Traviata” de Verdi, pasando inesperadamente de la segunda a la primera compañía. Este papel lo interpretó junto a Mariella Devia, una de las mejores sopranos italianas. En esa ocasión, es la misma Devia a desearlo definitivamente como compañero, a pesar de no poseer todavía una cierta experiencia en los escenarios de  primer nivel internacional.

Como resultado de esta “Traviata” con la cual obtiene un gran éxito de  público y de crítica, Álvarez canta el personaje de Alfredo en los años sucesivos, en los teatros de todo el mundo, de Amburgo a Londres, del Metropolitan a la Scala, de Tokio a Viena y, al mismo tiempo, comienza a recibir nuevas propuestas de los teatros de ópera de toda la Europa para interpretar nuevos papeles, entre los cuales el “La hija del regimiento” en Bilbao, “Der Rosenkavallier” en Génova, y  “Rigoletto” en Trieste, todas ellas en el año 1996. Posteriormente, canta  “I Puritani”,  “Werther”, “Manon”,  “Linda di Chamonix” y  “Lucia di Lammermoor” en el año 1997.

Como resultado de su creciente popularidad y del entusiasmo de parte de la crítica, Álvarez comienza a frecuentar los escenarios más prestigiosos de todo el mundo desde el inicio mismo de su carrera: debuta en una serie de impeñativos roles nuevos de bel canto y de óperas francesas e interpreta en sus primeros cinco años de carrera diez roles que marcan su ascenso en el panorama de la ópera internacional. Afirma su reputación en roles líricos come el Duque de Mantua de “Rigoletto” y Alfredo en “La Traviata” , papeles que ha interpretado más de 150 veces cada uno de ellos, además de, “La fille du regiment”, “Der Rosenkavalier” e Edgardo in “Lucia di Lammermoor”.

En el febrero de 1997 canta su primer “Puritani” de Bellini, impresionando a la crítica y al público en el papel de Arturo en el Teatro Comunal de Bolonia. En la primavera del mismo año substituye a Alfredo Kraus, esta vez en el “Werther” de Massenet en el Teatro Carlo Fenice de Génova. Toda la prensa italiana da su aprobación por las dotes naturales del nuevo tenor. Álvarez atrae por otra parte la atención de la casa discográfica Sony classical como resultado de la interpretación del “Rigoletto” en Toulouse y firma con ella un contrato de exclusividad, produciendo seis CD en el arco de seis años.

A partir de 1997 y en los tres años sucesivos se presenta en numerosas producciones múltiples de “Rigoletto”, en Trieste,  Toulouse, Verona, Buenos Aires, Nueva York y París (entre ellas, una representación del mes de junio de 1999 en el Théâtre Real el Monnaie, es transmitida en la directo por televisión a toda Europa).

En 1997, debido a los trabajos  de restructuración de la Royal Opera House de Londres, el “Covent Garden” se transfiere al Royal Festival Hall donde, en noviembre de ese mismo año, Álvarez  debuta con “Linda di Chamounix “de Donizetti. Posteriormente, en el año 1998, canta “La Traviata” al Royal Albert Hall y participa en la tournee del “Covent Garden” en Baden Baden, en esta misma producción, bajo la dirección de Placido Domingo.

Su verdadero debut en el Covent Garden se produce en septiembre de 2000 con “Los Cuentos de Hoffmann” de Offenbach. Álvarez se exhibe con frecuencia a Londres y subraya a menudo que ésta ciudad ocupa un lugar especial en su corazón, porque “es el primer lugar en el cual he sentido al público para gritar mi nombre. ”

En 1998 Álvarez debuta en el Teatro Alla Scala de Milán en una producción de ”Linda di Chamounix” y, al final del mismo año, canta en la nueva producción de Franco Zeffirelli de “La Traviata” en el Metropolitan de Nueva York dirigido por James Levine; con la misma ópera se exhibe al Anfiteatro Romano de Orange (Francia), en Viena, París y en la Deutsche Opern de Berlín.

En el otoño de 1998 sale su primer CD  “Bel Canto”, distribuido de Sony Classics, al cual siguen otros tres: “Marcelo Álvarez canta Gardel” dedicado al Tango Argentino de Carlos Gardel, “French Opera Arias” y “The tenor’s Passion”, una selección de las más famosas arias de ópera. Paralelamente Álvarez  ha publicado el álbum completo de “Manon” junto a Renee Fleming, registrado en vivo en la Opera de la Bastille  en Paris. Es posible también admirar a Marcelo Álvarez en numeroso DVD, como por ejemplo, “La Bohème”  grabada en el Teatro alla Scala, “Rigoletto” en el Covent Garden,  en el Liceu de Barcelona y en el la Piazza de Siena; “Lucia di Lammermoor” en Génova y en Tokio; “Werther” en la Staatsoper de Viena; “Tosca” en la Arena de Verona y “Un Ballo in Maschera” en la producción del Teatro Real de Madrid.

Álvarez vuelve a Buenos Aires en 1999 para la producción de la película documental pluripremiada, “Marcelo Álvarez en busca de Gardel”: el film cuenta la realización del CD de Álvarez, “Marcelo Álvarez Sings Gardel”, que ofrece al público moderno una interpretación de los más famosos tangos, honorando al mismo tiempo el espiritu y el estilo del legendario tanguero Carlos Gardel. Las canciones de este álbum fueron grabadas originalmente por Gardel antes de su prematura muerte ocurrida en 1935 y representan algunos de los tangos más tradicionales.

Como ya precisado, en 1997 debuta en “Werther” de Massenet, sucesivamente interpreta este papel en ocho Teatros entre los cuales merecen destacarse el “Covent Garden” de Londres, la Staastoper de Viena y la Staatsoper de Munich durante los siguientes nueve años. Otro rol que Álvarez ha interpretado en numerosas ocasiones es Edgardo en ”Lucia di Lammermoor” de Donizetti, entre las cuales merecen destacarse sus presentaciones en el Metropolitan Opera House de Nueva York, el Lyric Opera de Chicago, Opernhaus de Zurich, la Staatsoper de Munich, además de Tokio, Trieste, Génova, Nápoles y Londres.

En el otoño de 2001 Álvarez interpreta el Duque de Mantua, en la nueva y discutida producción de “Rigoletto” dirigida por el director escocés David McVicar, en el “Covent Garden” de Londres. Colabora nuevamente con Mc Vicar, esta vez en el Metropolitan Opera House en 2009, en una nueva producción de “Il Trovatore” de G. Verdi.

El año 2001 marca el inicio de un período en que Álvarez comienza a profundizar el repertorio francés, llevando su “Werther” a Trieste, Toulouse, al Covent Garden, a la Staastoper de Viena y a Munich, donde canta también en “Romeo y Julieta” y “Fausto” que llevará también a Nápoles, así como “Manon” al Metropolitan Opera House, al San Carlos de Nápoles y a la Opera de la Bastillia. Al mismo tiempo hace su debut en “Los cuentos de Hoffman” en el Covent Garden de Londres.

En enero de 2002, interpreta el rol de Alfredo en ”La Traviata” en la compañía de Inva Mula bajo la dirección de Riccardo Muti, en la inauguración del nuevo Teatro degli Arcimboldi en Milán, que constituye la sede temporal del Teatro alla Scala hasta 2004. En el año 2002 y 2003 debuta en dicho teatro “Lucrezia Borgia” de Donizetti y  “La Bohème” de Puccini. La producción de Bohème, ideada originalmente para Luciano Pavarotti, viene dirigida de Franco Zeffirelli.

En el junio de 2003, Álvarez y el tenor  italiano  Salvatore Licitra graban el CD “Duetto” para la Sony Classics. El mismo es una colección de baladas románticas basadas en arias de ópera y otras melodías clásicas: la presentación de “Duetto” se efectúa en un concierto multitudinario en el Coliseo de Roma que será transmitido por la televisión pública PBS de los Estados Unidos; en el verano siguiente, Álvarez se presentará en otro concierto, esta vez en el Central Park de New York delante a más de 50.000 personas.

Álvarez ha cantado con los más grandes directores de orquesta entre los cuales se deben citar, Gianandrea Gavazzeni, James Levine, Zubin Metha, Lorin Maazel, Claudio Abbado, Riccardo Muti, Daniel Oren, Bruno Bartotelli, Marcello Viotti, Lopez Cobos, James Colon, Riccardo Chailly, Stefano Ranzani, Julio Rudel, Miguel Angel Veltri, Antonio Pappano, Michael Plason, Renato Palumbo, Nicola Luissotti, Semyon Bychkov, Philippe Jordan y Gianandrea Nosseda; así como con todas las más celebres sopranos del mundo, entre las cuales  podemos citar, Renée Fleming, Mariela Devia, Edita Gruberova, Nathalie Dessay, Daniela Dessi, Angela Gheorghiu y Ana Netrebko.

El año 2003 marca el principio de la transición de Álvarez hacia un repertorio más dramático de “tenor lirico spinto”, gracias al cual alcanza algunos de sus mejores éxitos. En 2004 en el Covent Garden de Londres debuta en “Luisa Miller” y en su primer Riccardo en “Un Ballo in Maschera” que posteriormente cantará en Parma y sucesivamente en Valencia.

Continuando su camino hacia su repertorio nuevo, en 2006 debuta en el rol de Manrico de ”Il Trovatore”  de Verdi en Parma, ciudad mundialmente conocida por la importancia de la crítica, en particular, hacia los tenores. Sucesivamente debuta el papel de Cavaradossi en el capolavoro de Puccini,  “Tosca” en el Covent Garden de Londres, junto con la soprano rumena Angela Gheorghiu y el bajo-barítono galés Bryn Terfel; el debut italiano del mismo papel tiene lugar en la Arena de Verona, con Fiorenza Cedolins y el bajo-barítono Ruggero Raimondi, en una nueva producción dirigida por el regisseur argentino Hugo De Ana.

El año 2008 lo ve protagonísta de diferentes producciones de “Carmen” de Bizet, cuyo debut tiene lugar en Toulouse; sucesivamente canta junto a la mezzo soprano rusa Olga Borodina en el papel de Carmen en el Covent Garden de Londres, en el Maggio Musicale Fiorentino de Florencia, en Orange y proximamente, en el Palau Reina Sofia de Valencia.

 

En el año 2009 sale el primer CD de Álvarez para la casa discografica Decca titulado “The Verdi Tenor”. Paralelamente Sony Classics hace el lanzamiento de un CD con una selección de sus mejores interpretaciones llamada “Marcelo Álvarez Tenorissimo”.

 

Álvarez abre la temporada 2009-2010 del Metropolitan Opera House como Cavaradossi en la “Tosca” de Puccini, junto a la soprano Karita Mattila y al barítono George Gagnidze: se trata de una nueva producción del director suizo Luc Bondy, que reemplaza la suntuosa producción de Franco Zeffirelli que el Met había utilizado por 24 años. La primera función fue transmitida gratuitamente en una pantalla gigante al aire libre en la plaza Josie Robertson del Lincoln Center frente a más de 3.000 personas y en otras pantallas gigantes en Times Square, para más de 2.000 personas. Sucesivamente, en el mes de octubre, como la parte de la serie “el Met en HD”, se ha transmitido otra función que fue distribuida en todos los Estados Unidos y 44 otros países y fue vista por casi 300.000 personas.

En el diciembre de 2009 ha debutado el rol protagónico de  “Andrea Chenier” en la ópera de la Bastille en París, en una nueva producción de Giancarlo del Mónaco sucesivamente, en abril de 2010 lo vemos debutar en el Covent Garden de Londres en el rol de Radamés en la  “Aida”.

En el Palau Reina Sofía de Valencia cantará nuevamente en “Tosca” y en “Aida”, posteriormente interpretará “Luisa Miller” en París. Será protagonista de numerosos conciertos como solista por todo el mundo y, en el verano de 2010, volverá a la Arena de Verona para participar a las producciones de “Carmen” y de “Il Trovatore”.

La temporada 2010/2011, ve nuevamente  a Álvarez  en la “Tosca” en Zurich y en “El Trovatore” en el Metropolitan de Nueva York, esta última producción,  que lo ve junto a Sondra Radvanovsky y Dimitri Hvorostovsky, es objeto de una transmición cinematográfica en directo a más de 300 salas en todo el mundo y posteriormente fue comercializada en un DVD de Deutsche Grammophon.

 

En 2011 debuta el rol de Don Alvaro en la “Forza del Destino” en la Ópera de la Bastilla, París.

Inicia el 2012 en el Metropolitan de Nueva York con una nueva producción de “Aida” diriga por el Mto. Marco Armiliato.

El 2012 lo ve como Cavaradossi y como Rodolfo en  “Tosca” y “Luisa Miller”, respectivamente en la Scala de Milán, y sucesivamente en la “Carmen” de la Arena de Verona. Vuelve al Met para protagonizar una nueva producción del “Ballo in Maschera” que fuera trnasmitida en directa cinematografica dirigida por el maestro F. Luisi.

Profundiza su conección con la obra verdiana debutando la “Messa da Requiem” en febrero de 2013 en el Teatro San Carlo de Nápoles.

En mayo de ese mismo año debuta “La Gioconda” en la Ópera de Paris , obra que lo lleva también a Berlín en enero de 2014.

El 2013 lo vió en una nueva producción del “Ballo in Maschera” en la Scala de Milán y, sucesivamente en septiembre, se concretó su ansiado retorno a la Staatsoper de Viena con “Tosca”. Posteriormente vuelve a la Ópera de Paris para una nueva puesta de “Aida”.

El 2014 lo encuentra con compromisos en la Scala de Milán, con “Il Trovatore”, “Andrea Chenier” al Metropolitan, “Tosca” alla Bayerische Staatsoper de Munich y en París, su debut en la Opera de Astana, en Festival de Perelada y en San Pablo, así como la grabación de un nuevo CD en San Petesburgo.

Sus compromisos para el 2015 incluyen el debut en los roles de Turidu y Canio en el díptico “Cavalleria Rusticana” e “I Pagliacci” en el Metropolitan Opera House de Nueva York y en la Ópera del Principado de Mónaco, y sucesivamente, Calaf en “Turandot” al Metropolitan.

A pesar de que su acercamiento profesional al canto lírico se ha producido en una edad relativamente avanzada, desde un punto de vista artístico, Álvarez fue capaz de desarrollar su carrera con mucha atención, sea por los roles que asumió, por los progresivos cambios estilísticos que lo vieron protagonista. Sus prioridades fueron siempre las de mantener los principios del ”bel canto”, de la calidad y el respeto de la propia voz.

El desafío y los estímulos que le ofrecen los nuevos roles entusiasman continuamente a Álvarez como demuestra la valentía demostrada para haber cambiado tres veces su repertorio, así como el haber interpretado una numerosa cantidad de roles que, desde el principio de su carrera profesional en 1994, no han sabido de interrupciones, confirmando su reputación como artista de primer orden internacional.

Marcelo Álvarez  vive actualmente con su esposa y su hijo en Tortona, Italia.